jueves, 21 de julio de 2011

No quites diversión a la vida.

Cuando eres joven te dedicas a divertirte continuamente, pero luego creces y aprendes a tomar decisiones para no romperte una pierna... ni el corazón. Aprendes a mirar antes de saltar, y en ocasiones no saltas porque no siempre hay alguien para cogerte. En la vida no hay red, ni arneses de seguridad. ¿Cuando dejo el mundo de ser divertido para empezar a dar miedo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario